La OMS apoya la Medicina Tradicional

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en su documento “Estrategia de la OMS sobre Medicina Tradicional 2014-2023”, apuesta abiertamente por incorporar a los sistemas públicos de salud la denominada Medicina Tradicional y Complementaria (MTC).

 

La Medicina Tradicional según la OMS

La estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014-2023 se desarrolló en respuesta a la resolución de la Asamblea Mundial de la Salud sobre medicina tradicional. En su documento “Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2014-2023”, se propone una estrategia que consisten en prestar apoyo a los Estados Miembros a fin de que:

  • Aprovechen la contribución potencial de la MTC a la salud, el bienestar y la atención de salud centrada en las personas;
  • Promuevan la utilización segura y eficaz de la MTC a través de la reglamentación y la investigación, así como mediante la incorporación de productos, profesionales y prácticas en los sistemas de salud, según proceda.

Estos objetivos se alcanzarán por medio del establecimiento de tres objetivos estratégicos:

1) Construcción de la base de conocimientos que permitirá gestionar activamente la MTC por medio de políticas nacionales apropiadas que tengan en cuenta y reconozcan el papel y las posibilidades de la MTC;

2) Fortalecimiento de la garantía de calidad, la seguridad, el uso adecuado y la eficacia de la MTC mediante la reglamentación de los productos, las prácticas y los profesionales, así como la formación y capacitación, el desarrollo de aptitudes, los servicios y los tratamientos;

3) Fomento de la cobertura sanitaria universal a través de la integración de la MTC en la prestación de servicios de salud y la autoatención de salud, aprovechando sus posibilidades para contribuir a mejorar los servicios y los resultados sanitarios y asegurando que los usuarios puedan tomar decisiones con conocimiento de causa en lo que concierne al cuidado de su propia salud.

 

¿Qué es la Medicina Tradicional?

De acuerdo a la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la medicina tradicional es la suma de conocimientos, técnicas y prácticas fundamentadas en las teorías, creencias y experiencias propias de diferentes culturas, y que se utilizan para mantener la salud, tanto física como mental.

La MTC es una parte importante y con frecuencia subestimada de la atención de salud. Se la practica en casi todos los países del mundo, y la demanda va en aumento. La medicina tradicional de calidad, seguridad y eficacia comprobadas contribuye a asegurar el acceso de todas las personas a la atención de salud. Muchos países reconocen actualmente la necesidad de elaborar un enfoque coherente e integral de la atención de salud, que facilite a los gobiernos, los profesionales sanitarios y, muy especialmente, a los usuarios de los servicios de salud, el acceso a la MTC de manera segura, respetuosa, asequible y efectiva. Una estrategia mundial destinada a promover la integración, reglamentación y supervisión apropiadas de la MTC será de utilidad para los países que desean desarrollar políticas dinámicas relativas a esta parte importante, y con frecuencia vigorosa y expansiva, de la atención de salud.

 

Según la OMS, razones para utilizar la MTC

En el documento se manifiesta la necesidad de que la medicina convencional y las medicinas complementarias convivan como solución al aumento de enfermedades crónicas en el mundo y un aumento de las expectativas de vida: “Aunque existen numerosas cuestiones sociales y económicas apremiantes que propician la utilización de la MTC, el aumento previsto de la carga mundial de morbilidad debida a enfermedades crónicas es el motivo más urgente para desarrollar y fortalecer la colaboración entre los sectores de la medicina convencional y la MTC”.

Valga como muestra de ello la cita de la doctora Margaret Chan, Directora General de la OMS, en su alocución ante el Congreso de la OMS de Beijing en el 2008, recogidas en el documento: “No tiene por qué haber conflicto entre la medicina tradicional y la medicina occidental. En el marco de la atención primaria, ambas pueden combinarse de forma armoniosa y beneficiosa, en un sistema que aproveche lo mejor de cada una y compense también las deficiencias de cada una”.

 

Legislación actual

A pesar de los posibles beneficios sanitarios y económicos, las terapias de la MTC están lejos de estar garantizadas en todo el mundo, y mucho menos de estar incluidas en los planes de seguros médicos, privados o públicos. En Europa su regulación es un caos, cada país tiene la suya y algunos países no disponen de legislación alguna al respecto.

  • En Francia, los servicios de numerosos médicos franceses especialistas en acupuntura y homeopatía, son reembolsados por el seguro social cuando los prestan o prescriben médicos.
  • También en Bélgica se reembolsan parcialmente algunos tratamientos complementarios/alternativos, incluidos los medicamentos homeopáticos.
  • Suiza ha sido el primer país de Europa que ha integrado la MTC en su sistema de salud. En el 2009, más del 67% de los votantes del país apoyó la introducción de un nuevo artículo en su constitución que reconoce el derecho de los suizos a que la medicina antroposófica, la homeopatía, la terapia neural, la fitoterapia y la medicina tradicional china se incluyan en el programa básico de seguro médico disponible para todos los ciudadanos suizos hasta el 2017.

Lamentablemente en nuestro país la situación dista mucho de ser la ideal al carecer de regulación las Terapias Naturales y sus profesionales. Como consecuencia de esta falta de homologación la OMS invita a los estados europeos a unificar sus normativas.

El ideal de integración de la MTC lo hallamos en China, allí la Medicina Tradicional China y la medicina convencional se practican paralelamente en todos los niveles de los servicios de salud, y los planes de seguro públicos y privados incluyen prestaciones de ambos tipos de medicina. Alrededor del 90% de los hospitales generales cuentan con un departamento de medicina tradicional y prestan servicios de medicina tradicional, tanto a pacientes externos como hospitalizados. Las instituciones de medicina tradicional se rigen por la misma legislación nacional que regula las instituciones médicas convencionales.

 

Pero, ¿no es una pseudociencia?

La OMS apuesta clara y abiertamente por:

  • Fomentar la cobertura sanitaria universal a través de la integración de la medicina tradicional y complementaria en la prestación de servicios de salud.
  • Aprovechar las posibilidades de la MTC para contribuir a mejorar los servicios y los resultados sanitarios.
  • Asegurar que los usuarios puedan tomar decisiones con conocimiento de causa en lo que concierne al cuidado de su propia salud.

Pero entonces, ¿dónde quedan todos los argumentos de que este tipo de terapias son pseudocientíficas y por tanto no válidas? En el argumento de la falta de estudios clínicos que respalden los beneficios de las medicinas complementarias, la OMS en la página 39 de su escrito señala: “Si bien los ensayos clínicos controlados aún pueden ofrecer numerosas enseñanzas, otros métodos de evaluación son igualmente valiosos. Entre esos métodos se cuentan los estudios de los resultados y la eficacia, así como la investigación comparativa sobre la eficacia, los patrones de utilización y otros métodos cualitativos. Es posible aprovechar y promover esos “experimentos en el mundo real”, en los que diferentes modelos y métodos de investigación son significativos, valiosos y aplicables”.