Las causas internas de la Dermatitis Seborreica en la MTC

La dermatitis seborreica es una dolencia cutánea, inflamatoria y común que hace que se formen escamas en áreas grasosas como el cuero cabelludo, la cara o dentro del oído. Puede ocurrir con o sin enrojecimiento cutáneo.

Se desconoce la causa de la seborrea si bien todo parece indicar que se trata de una combinación de diversos factores entre los cuales destacan la debilitación del sistema inmunitario, la carencia de ciertos nutrientes, las alteraciones hormonales, los problemas del sistema nervioso y diversos factores genéticos. Otra posible causa es la irritación producida por un hongo.

La dermatitis seborreica es considerada una afección crónica con períodos inactivos seguidos de nuevos brotes. El tratamiento va desde cremas de uso tópico hasta lociones medicadas con corticoesteroides, antifúngicos o antibióticos.

 

Dermatitis seborreica desde la MTC

La MTC estudia las causas internas de cada patología, los desequilibrios biológicos que generan el terreno para que una patología se desarrolle en cada persona. Esta inflamación dérmica se explica en Medicina Tradicional China como el resultado de un Calor metabólico general o Calor en la Sangre, más cierto déficit mineral, vitamínico o hemático en sangre (Vacío de Sangre) más un efecto de sequedad dérmica proveniente mayormente de Vacío de Yin.

 

FITOTERAPIA CHINA: Para la corrección biológica de este cuadro, en Medicina Tradicional China se ha consensuado una fitoterapia definida en su acción directa sobre la dermatitis, calmante del exceso de Calor, tonificante del déficit sanguíneo y equilibrante del Vacío de Yin.

D-117A: Poligonum (Polygonum multiflorum Thunb.), Remania (Rehmannia glutinosa (Gaertn.) Libosch.), Angelica (Angelica sinensis Diels), Peonía suffruticosa (Paeonia x suffruticosa Andrews), Peonía (Paeonia lactiflora Pall.).

 

NOTA importante: Dada la complejidad biológica por la que se puede establecer cada dermatitis seborreica en cada persona, esta fitoterapia es una base que puede acompañarse con una fitoterapia personalizada que atienda las causas biológicas personales por las que cada persona ha desarrollado la enfermedad. B-1, B-3, B-9 o B-5.